Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Elba Esther: el Liderazgo del SNTE se Observa Cada vez más Lejano

Correo electrónico Imprimir PDF
elba_esther_gordillo

Por Verónica V. González y Arnoldo Piñón

¿Qué garantías y de quién, tuvo Alfonso Cepeda Salas para afirmar que se mantendrá en la dirigencia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), hasta 2024? Lo que parece un hecho es que la maestra Elba Esther Gordillo se quedará con las ganas de retomar el liderazgo magisterial pronto.

¿Cómo entender las palabras del presidente Andrés López Obrador -dichas cuando aún era presidente electo-: “no se puede poner vino nuevo en botellas viejas?”. Y para que no nos acusen de sacar de contexto, antes dijo: “Sería extraordinario no tenerle miedo a la democracia, más cuando se trata de maestros, que encarnan el civismo. No se resuelve nada con la confrontación, con aferrarnos a lo que ya no corresponde con los nuevos tiempos”.

¿El retiro definitivo de Juan Díaz de la Torre es pago suficiente para la maestra? La desaparición de la figura de la Presidencia del SNTE es un mensaje claro para ella: el gobierno de López Obrador parece no estar dispuesto a pagar el alto costo que implicaría su retorno al control del sindicato más numeroso del país -y de América Latina-.

Es necesario recordar que a la maestra se le exoneró de los delitos por los que la PGR la encarceló en febrero de 2013, lo que ocurrió después de las elecciones. No es poca cosa, por mucho que ella y sus operadores, su nieto, René Fujiwara, su yerno Fernando González, y su principal operador, Rafael Ochoa Guzmán, hayan apoyado la campaña del candidato López Obrador.

Las reuniones que el presidente de la República sostuvo, por una parte con la dirigencia del SNTE encabezada por Cepeda Salas, y por la otra con el grupo Maestros por México (MxM) cercano a la maestra Gordillo, tienen un mensaje que es necesario descifrar: ¿Se colocó López Obrador por encima del conflicto -incluida la disidente CNTE- intersindical? Evidentemente sí.

Tras la reunión con el presidente de la República, el grupo de maestros cercano a la expresidenta magisterial, entre los que se encontraban Ochoa Guzmán, Tomás Vázquez Vigil y Moisés Jiménez, externaron que pusieron sobre la mesa la realización de un congreso electivo en enero, mediante el voto libre de todos los trabajadores. A su vez el grupo de Cepeda Salas distribuyó un comunicado en el resaltó que el presidente les habría dicho que su gobierno será respetuoso de la autonomía sindical, y que textualmente les externó: “no vamos a intervenir”.

Y si bien el presidente dijo ante la dirigencia del SNTE que si no hay condiciones “a lo mejor nos retiramos porque no nos queremos involucrar en conflictos. Que podamos tener un acuerdo previo donde participemos, sin cargar los dados, sin inclinarnos a favor de nadie, sino que se cuide y respete la voluntad de todos los maestros. Si en eso podemos ayudar, cuenten con nosotros”.

Eso sí, planteó que en esa organización sindical debe aplicarse “el voto secreto, la igualdad, que no intervenga nadie extraño; que sean ustedes y está la garantía de que no intervendrá el gobierno federal y si no interviene no tienen por qué hacerlo los gobiernos estatales, ni ninguna otra autoridad. Tienen que ser los maestros, ustedes, los que de manera independiente y libre decidan quienes serán sus representantes. Nosotros sí estamos interesados en que haya democracia sindical. Eso nos importa”.

Interesante por demás que en el discurso de Juan Díaz de la Torre -jueves 22 de noviembre-, para solicitar licencia definitiva de la Presidencia del SNTE, hizo referencia a que nunca más habría ni cacicazgos, ni liderazgos Morales, ni ambiciones desmedidas, en una clara referencia a la maestra Gordillo.

Así las cosas, parece claro que la maestra Gordillo y los suyos deben esperar mejores tiempos para tener posibilidades de recuperar el liderazgo magisterial.

El sindicalismo, en los últimos días ha estado muy movido: el SUTERM decidió, en un congreso realizado en Cancún, renunciar a su militancia en el PRI; y Carlos Aceves del Olmo -en un congreso extraordinario realizado el sábado 17 de noviembre-, fue reelecto para los próximos seis años, frente de la CTM.

Previamente Víctor Flores Morales también impulso su reelección, anticipándose al nuevo gobierno.

En ese contexto, quien parece no haber entendido que su tiempo al frente de su sindicato terminó, es Juan Ayala Rivero, que dio muestras de desesperación al publicitar que el pago de un bono sexenal -disfrazado con otro nombre-, había sido autorizado por la doctora Claudia Sheinbaum.

Es claro que busca quedar bien con la jefa de gobierno -la que hoy asume el cargo- luego de que, en la campaña junto con los suyos como Héctor Carreón, de la sección 12 “Servicios médicos” la agredieron cuanto pudieron.

En ese sentido, es interesante por demás que alguien que jugará un papel preponderante en el gobierno de la doctora Sheinbaum, es quien se encarga de difundir irregularidades en la Subsecretaría de Capital Humano, como el hecho que la esposa del titular, Antonio Paz García y cuñada de Miguel Ángel Vázquez Reyes, es decir Diana Castillo Mendieta, tiene una plaza en la Alcaldía en Venustiano Carranza, con número de empleado 812477; mientras tres hermanos de Abigail Herrera Romero, directora general de Política Laboral, Fabiola -número de empleado 1048012-, Juan Pablo -con número de empleado 1048013- y Luis Antonio -con número de empleado 2038713- fueron ingresados a la nómina, en un claro delito de nepotismo.

PARA LA AGENDA

La agresión en contra del dirigente sindical de los bomberos, Ismael Figueroa, porque supuestamente no entregó una plaza por la que habría cobrado, parece más bien una justificación débil...

Escribir un comentario