Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Los Privilegios del Poder

Correo electrónico Imprimir PDF
despidos

*“Ajustes” en la Burocracia, Causan Incertidumbre

*Una Forma de Ahorrar Para los Programas Sociales

*Los del Servicio Profesional, Corren la Misma Suerte

Por Verónica V. González y Arnoldo Piñón

Con argumentos que apelan más a cuestiones emocionales que a motivos racionales, la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador justifica los despidos masivos de la burocracia federal.

 

Las justificaciones son breves y diversas: “se trataba de aviadores”… “de gente que cobraban sin trabajar “… “estaban en la nómina dos o tres veces” y “sus funciones se duplicaban”.

Ciertamente quienes trabajan en el sector público no gozan de la mejor fama entre la opinión pública porque se les considera ineficientes y poco creíbles, aspectos que ha capitalizado el primer mandatario del país, quien ve a los servidores públicos como un obstáculo para sus proyectos.

De ahí su interés por reducir  hasta 70 por ciento al personal de confianza, disminuir salarios a quienes se queden, cancelar prestaciones (no obstante que se tenga que pagar penalización por cancelación de contratos) y aumentar la jornada laboral.

Ante tal situación, en las oficinas de gobierno se respira un ambiente de incertidumbre e inestabilidad. Solo el personal sindicalizado tiene seguro su trabajo. El resto está a la expectativa, sobre todo cuando se desconocen los criterios que se aplican para el despido.

El recorte es a “rajatabla” nos comenta, José Hernández,  un empleado despedido del SAT. No se toma en cuenta la trayectoria, los conocimientos o las habilidades del empleado. “Nada vale, cuando te dicen estás despido, no hay marcha atrás”, comenta.

Algunos se quejan de no haber recibido apoyo de organizaciones gremiales, como la FSTSE o  de la  FEDESSP. Olvidan que ambas federaciones representan al personal sindicalizado a quienes una y otra vez López Obrador les ha ofrecido no tocarlos.

LOS DEL SERVICIO PUBLICO DE CARRERA

Información del INEGI señala que en la administración pública federal laboran aproximadamente un millón 567 mil personas, de las cuales 317 mil 879 son de confianza, de estos, cerca del 15 por ciento (45 mil 300) corresponden al Servicio Profesional de Carrera.

Hasta hace unos cuantos días se pensaba que quienes habían sido contratados bajo este mecanismo eran prácticamente intocables y que su estancia en el sector público estaba asegurada. En la práctica la situación ha sido diferente. Algunos han sido despedidos, especialmente aquellos que no cumplen con el año de antigüedad y que ocupan cargos directivos.

Si bien es cierto que el Servicio Profesional de Carrera no ha dado los resultados esperados, debido a los vicios en su contratación que se dio en la administración del presidente Felipe Calderón, este es el único mecanismo que se tiene para profesionalizar el servicio público.

El secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría, ha recomendado al gobierno reformar el servicio profesional de carrera para privilegiar la selección, desarrollo y promoción de los servidores públicos, al tiempo de “sopesar con mucho cuidado” el impacto del recorte de salarios en las capacidades e integridad de los servidores públicos.

Circula entre la burocracia un pensamiento común: los despidos masivos obedecen a la política clientelar de la administración lopezobradorista que busca asegurar el voto de los 28 millones de beneficiarios de sus programas sociales a los que se comprometió en su campaña.

“Nosotros también somos pobres, vivimos de nuestro trabajo; no tenemos otros ingresos”, indica una empleada despedida de la Secretaría del Trabajo.

Y agrega que “no solo nos quedaremos sin empleo, tampoco contaremos con recursos, nos despiden sin darnos liquidación, de la noche a la mañana, estamos en la calle con las manos vacías”.

De acuerdo con las áreas de recursos humanos se espera que el recorte de personal alcance la cifra más alta en el primer bimestre del año, y si bien en los próximos meses disminuirá, la cancelación de plazas permanecerá.

Escribir un comentario