Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Reportaje

Correo electrónico Imprimir PDF
acapulco

Recuperar el Esplendor de Acapulco, un Reto Posible

*Las Playas Donde Disfrutaron John y Jackeline Kennedy

*Los Sitios que Recorrió la Famosa “Pandilla de Hollywood”

*Y las Aguas en las que Nadó Johnny Weissmuller, “Tarzán”

POR SUSANA VEGA LÓPEZ, (Enviada)

"Acuérdate de Acapulco, María bonita, María del Alma"… (De la canción de Agustín Lara)

ACAPULCO, Gro.- ¿Cuántas personas habrán visto, por primera vez, el mar aquí en Acapulco; sentido la arena dorada en sus pies al caminar por la playa y gozar de la tibieza del agua o la calidez de su suelo?, ¿cuántos han pasado su luna de miel o cuántos habrán sido concebidos aquí, con el arrullo de las olas?

Sueños, recuerdos, evocaciones, remembranzas, ganas de conocer. Cualquiera que vea una foto o escuche hablar de Acapulco sabe de alguna anécdota, de un pasaje de la vida, de alguna vivencia en este paradisiaco lugar donde se disfruta de la playa, del mar, del sol, de la vida nocturna, de los espectáculos artísticos y culturales, de la comida.

Interesante es la historia que encierra el Fuerte de San Diego, las playas Caleta, Caletilla, Isla Roqueta, Puerto Marqués, Laguna de Coyuca, Pie de la Cuesta, El Revolcadero. Intensas son las experiencias que se ofrecen en el turismo de aventura, de gastronomía, en algún spa.

Y es que es un destino donde puedes ir con los amigos, con la familia, con tu pareja o solo. Al llegar por la carretera desde la montaña, se vislumbra la Bahía de Acapulco y terminas en la Costera Miguel Alemán: una avenida que se adorna con calandrias ataviadas de globos multicolores que ofrecen un recorrido por la franja hotelera con sus centros nocturnos, restaurantes, atractivos como el bongie, tiendas, comercios, vendedores ambulantes, tatuadores de henna, sin faltar quienes ofrecen tejer las famosas trencitas en el cabello.

El Acapulco Tradicional, con el Zócalo y la Catedral de Nuestra Señora de la Soledad, los paseos en yates y sus diversiones, tuvo un esplendor inigualable reconocido en el mundo; entonces, compitió con los mejores destinos turísticos del planeta; grandes luminarias de Hollywood, del cine nacional y personajes importantes de la política y de la sociedad, llamada entonces el “Jet Set” llegaron a disfrutar unos días del espléndido clima de este puerto, a comprar propiedades para su descanso. Se sabe que integrantes de la realeza de todo el mundo también fueron atraídos por el encanto de este insuperable lugar.

Era tradición y moda visitar Acapulco. En todas partes se le conocía, se sabía de este destino que cuenta con una de las bahías más hermosas del mundo, la de Santa Lucía, con sus playas de arenas doradas, su mar azul intenso que a todos atraía y que nadie podía resistir.

Se dice que John y Jackeline Kennedy pasaron en este puerto su luna de miel; que Johnny Weissmuller, quien interpretó en los años 30´s al Tarzán más popular en el cine, con seis películas en total y ganador de cinco medallas de oro olímpicas, vino a conocer y lanzarse desde la famosísima Quebrada y se quedó a vivir hasta su muerte en 1987. También lo frecuentaban Frank Sinatra, Sammy Davis Jr., Elizabeth Taylor, Richard Burton, Kirk Douglas, Howard Hughes, Ava Gardner, Audrey Hepburn y Elvis Presley, por citar algunos que pasaron momentos memorables en este maravilloso lugar.

Era tal el esplendor y el glamour que la llamada “Pandilla de Hollywood” formada por John Wayne, Errol Flyn, Cary Grant, Tyrone Power, Fred McMurray y el propio Weissmuller, (entre otros) adquirieron el Hotel Los Flamingos, donde se reunía la élite del cine, del espectáculo, de la política y de la sociedad de aquel entonces.

Años después Acapulco fue imán para James Caan, Sean Connery (el primer James Bond),  Farrah Fawcett (la llamada mujer perfecta, por la película que interpretó), cantantes como Donna Summer, Gloria Gaynor, Tom Jones, Barry White y el Beatle Ringo Star. El crecimiento de los años 50´s a los 80´s fue exponencial; el Acapulco Tradicional fue insuficiente; se creó la Zona Dorada y más tarde la Zona Diamante.

El glamour se desvaneció a inicios de este milenio, vino paulatina la decadencia por la inseguridad a causa del crimen organizado que se apoderó de este bastión turístico; la acción de grupos delictivos y criminales, ahuyentaron a los visitantes, sobre todo a los internacionales. Mucho fue lo que se perdió. El Tianguis Turístico, que nació hace 42 años y que le dio proyección internacional, también le fue arrebatado por estas causas. Además, hubo fenómenos naturales que lo devastaron.

Los años dorados y la época de oro se esfumaron, sin embargo, aquellos tiempos románticos, que fueron motivo de inspiración de Agustín Lara y escenario para películas como  “El inocente” con Pedro Infante y Silvia Pinal, aún se recuerdan. Hoy, Acapulco busca recuperar su esplendor con el esfuerzo de sus habitantes, de empresarios y autoridades, porque "Acapulco es inigualable e insustituible", como lo señaló el Secretario de Turismo federal, Enrique de la Madrid Cordero, durante la conferencia magistral que ofreció dentro del programa “Era Familiar 2016” de Mundo Imperial.

Todos sabemos de la situación por la que atraviesa Acapulco en la actualidad, pero los mexicanos no debemos dejar que se este extraordinario destino se pierda, hay que recuperarlo y no dejemos que sólo nos quede, como dice Juan Gabriel en una de sus canciones más reconocidas, “el más triste recuerdo de Acapulco”.

Escucha los miércoles Platiquemos de Turismo en www.viveradio.net y el podcast en www.platiquemosdeturismo.com

Escribir un comentario