Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Del Cine y las Leyes

Correo electrónico Imprimir PDF
no_se_aceptan_devoluciones_poster

“No se Aceptan Devoluciones”

¡Óigame no!

*Las Disputas Judiciales por la Custodia Legal de los Niños

*Las Decisiones se Guían por el Derecho Superior del Menor

*Es Jurisprudencia de la Suprema Corte de Justicia 23/2014

*Las Hipótesis Sobre la Sustracción Internacional de Menores

POR HORACIO ARMANDO HERNÁNDEZ OROZCO

“No se Aceptan Devoluciones”, película mexicana dirigida por Eugenio Derbez, quien la protagoniza en el papel de Valentín Bravo, junto con la menor Loreto Peralta como Maggie, Jessica Lindsey como Julie Weston, y Hugo Stiglitz como Juan “Johnny” Bravo; filme que fue estrenado en 2013.

Valentín Bravo es el eterno soltero al que le encantan la mujeres, sin embargo rehúye al compromiso del matrimonio; todo cambia en su vida cuando Julie Weston, una de sus conquistas, llega al departamento de soltero con Maggie, una bebé de brazos, y le dice que es su hija; Julie finge pagar el taxi, pero en vez de ello, huye y deja a la bebé a Valentín, quien ahora deberá enfrentar no al matrimonio sino al compromiso de ser padre; Valentín decide devolver a Maggie a su madre, por lo que cruza ilegalmente la frontera para llegar a Los Ángeles, donde Julie trabaja como profesora aeróbica en un hotel. Ahí le dicen que Julie ha sido despedida, lo cual no entiende, pues no habla inglés, pero con la fortuna de conocer a Frank, un director de cine que busca un doble de riesgo para sus películas, contratando a Valentín.

Con un presupuesto de $5 millones de dólares, el filme recaudó alrededor de $99,067,206 dólares ($1,273,881,370 pesos mexicanos), siendo, no únicamente la primera película mexicana en superar los mil millones de pesos mexicanos a nivel mundial, sino la más taquillera de la historia por arriba de Nosotros los Nobles.

PRIMER JUICIO: LA CUSTODIA

Maggie cree que sus padres anteriormente estuvieron casados, pero se divorciaron y que Julie se ha dedicado a viajar por el mundo llevando a cabo misiones para proteger la paz; sin embargo, quiere conocer a su madre, y como cuento de hadas, el deseo se cumple, un buen día aparece Julie, quien está decidida a reclamar la custodia de la menor.

En el Derecho de Familia, la custodia legal es un elemento de la patria potestad que se refiere al reconocimiento de la autoridad de los padres sobre los hijos y al derecho-deber de convivencia con los mismos, mientras que los otros dos componentes son la asistencia y la educación; elementos reconocidos en el artículo 10 de la Convención sobre los Derechos del Niño en 1989.

La custodia legal de los niños, suele desencadenar disputas judiciales respecto de su titularidad, generalmente en casos de separación o divorcio entre los progenitores y así lo es en la película, donde Julie reclama judicialmente la custodia de Maggie.

La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en su jurisprudencia 23/2014, señaló que el interés superior del menor, previsto en el artículo 4o. de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, ha de guiar cualquier decisión sobre guarda y custodia de menores de edad, en consecuencia, el juez habrá de atender a los elementos personales, familiares, materiales, sociales y culturales que concurren en una familia determinada, buscando lo mejor para los hijos, en su desarrollo integral, su personalidad, su formación psíquica y física, sopesando las necesidades de atención, de cariño, de alimentación, de educación y ayuda escolar, sus afectos y relaciones con ellos, en especial si existe un rechazo o una especial identificación.

Este criterio de la Primera Sala, atiende al interés superior del menor, aunque las leyes no prevén en forma directa el derecho del menor a cuestionar judicialmente la custodia legal bajo la que se encuentra.

SEGUNDO JUICIO: LA PATERNIDAD

Al perder el juicio de custodia, Julie revela que Valentín no es realmente el padre biológico, simplemente es alguien a quien decidió engañar para deshacerse de la niña y con una prueba de paternidad obtiene la custodia.

La propia Primera Sala, también ha señalado en su tesis XXXV/2014, que los únicos sujetos legitimados para incoar el juicio de impugnación de la paternidad son los expresamente señalados en la ley: el cónyuge varón, la madre y el hijo, por ser las personas a las que atañe directamente el vínculo biológico que mediante la acción de desconocimiento de paternidad se cuestiona, pues la legitimación para impugnar la paternidad no viene dada por las relaciones afectivas, la convivencia o la procuración de cuidados existentes en una familia, sino por el cuestionamiento de un nexo biológico, al que subyace una posible relación entre el padre y la madre, así como el vínculo genético entre el padre y el hijo; por lo cual Julie podía legalmente cuestionar esa paternidad, que se da por cuestión biológica y no por cuestiones afectivas.

TERCER JUICIO: RECURSO DE ALZADA

Valentín y Maggie deciden escapar a Acapulco, donde él promete a la niña que por fin podrá conocer a su abuelo Johnny Bravo, de quien ha oído tantas historias y con quien él desea reconciliarse; pero una vez allí, se enteran que Johnny falleció hace tiempo, haciendo que su hijo reconozca que desde que Maggie llegó a su vida comprendió los motivos tras la forma de actuar de su padre y lo mucho que lamenta jamás haber podido hacer las paces con él.

La sustracción que realizó Valentín de la menor de edad, es un delito en México, pues judicialmente se había declarado que él no era el padre de Maggie, y por ende no existía ningún nexo legal entre ellos, ya que el vínculo de paternidad no se da por cuestiones afectivas, por lo que debería devolver a la niña a Julie.

Existen excepciones extraordinarias a la regla general de restitución inmediata, ello conforme al artículo 13 del Convenio sobre los Aspectos Civiles de la Sustracción Internacional de Menores, en donde se establecen las siguientes hipótesis: (i) si la persona que se opone a la restitución demuestra que la persona, institución u organismo que se hubiera hecho cargo del menor no ejercía de modo efectivo el derecho de custodia o posteriormente aceptó el traslado o retención; (ii) si la persona que se opone a la restitución demuestra que existe un grave riesgo de que la restitución del menor lo exponga a un peligro físico o psíquico o lo ponga en una situación intolerable; o (iii) si se comprueba que el propio menor se opone a la restitución; estas excepciones no se encuentran sujetas a una condición temporal alguna, por lo que pueden ser alegadas en cualquier momento del procedimiento de restitución.

Aunque los lazos afectivos no crean vínculos de filiación, es claro que Maggie ve en Valentín a un verdadero padre, y éste ve en ella a una verdadera hija, tan sencillo como una frase: “Eres lo mejor que no quería que me pasara.”, pero ¿hizo bien el juez al fallar a favor de Julie y devolverle la niña, o hubiera fallado a favor de Valentín que no era el padre bilógico de Maggie?

La mejor respuesta la tendrá como siempre nuestro amable lector…

Escribir un comentario