Las Revueltas de Silvestre

Imprimir
antonio_lopez_de_santa_anna

La República Necesita Decisiones de Autoridad

*¿El Ejecutivo se Mantendrá en su Posición con la CNTE?

*Sin Clases no Habrá Dialogo, fue la Advertencia Presidencial

*¿Prevalecerá la Añeja Costumbre de Darle la Vuelta a la ley?

POR SILVESTRE VILLEGAS REVUELTAS

Cuando lo políticamente correcto se convierte en una dictadura que socava lo que está bien de lo que está mal, cuando los que actúan contra terceros sin tomar en cuenta los daños que a aquellos les ocasiona porque se saben protegidos, y cuando la autoridad de un estado nacional por el temor al “qué dirán”, a la crítica, no ejerce las funciones que la constitución le confiere y el pacto de gobierno lo obliga, la lectura frente a semejante panorama de descomposición en la república mexicana es que: la ciudadanía se encuentra indefensa y a merced de una cohorte de maleantes que solamente buscan su propio beneficio. Aplaudo que la Presidencia de la República les haya dicho a los empleados de la CNTE que debían regresar a dar clases los docentes o no proseguirían las negociaciones; sin embargo, mi pregunta es: ¿se mantendrá en esa posición el Ejecutivo Federal o claudicará como lo acaba de hacer con el pago de sueldos en efectivo que generan todo tipo de corrupciones? Ya lo he dicho varias veces, desde los tiempos de Santa Anna pasando por los de la postrevolución mexicana y en la actualidad: México tiene todo un entramado de leyes y reglamentos para resolver un sinfín de problemas. El quid de la cuestión es que las muy diversas autoridades y la ciudadanía están acostumbrados a darle la vuelta a la ley; ésta señala que no deben obstruirse vías primarias y la CNTE está quebrando la economía de Oaxaca y Chiapas. ¿Por qué demonios el gobierno mexicano no hace cumplir la ley? Como los niños malcriados, ya le tomaron la medida a una autoridad blandengue y lo peor del caso, porque siempre han actuado así: no están dispuestos a conceder nada porque lo han conseguido todo oponiéndose a todo.

Y si lo anterior se dice de un problema que ya tiene aristas regionales, otros ejemplos de menor cuantía siguen el mismo camino de no asumir la responsabilidad con la que está investida la autoridad del gobierno mexicano. Frente a la mala actuación de la selección olímpica mexicana en los Juegos de Río ¿quién tuvo la culpa? Fueron las federaciones, fue Alfredo Castillo y la Conade, fue el Comité Olímpico Mexicano, fueron los deportistas que no brindaron todo el esfuerzo requerido, fueron también los empresarios que a diferencia de los estadounidenses no patrocinan nada en su visión mezquina de país, salvo el mediocre futbol. Fueron todos, en qué disciplinas y en qué porcentajes. Lo que sea, hay que analizar la actuación olímpica, llegar a resultados, rápido ofrecer una explicación a la opinión pública y exigir responsabilidades.

Ya en el plano local, el gobierno de la Ciudad de México debe exigirles a los desarrolladores inmobiliarios que sus obras se realicen rápida y de acuerdo a los reglamentos, porque hay torres como en las calles de Altavista-Insurgentes y Cracovia que contravienen toda la normatividad y la autoridad voltea a otro lado como si no viera nada. Todos los días se hace un verdadero embudo automovilístico en la salida que lleva a Santa Fe y la empresa que cobra el peaje no ha llevado adelante las reformas para hacerlo eficiente y rápido; ya no hablemos del contubernio de la operación grúa diariamente en contra del automovilista que está bien y mal estacionado. En fin, pareciera que por un lado la autoridad no cumple con la ley que juró hacerla cumplir y por el otro lado, quizá peor, se vuelve parte de la misma realidad de corrupción…por acción o por omisión en el día a día en nuestras ciudades, en el problema de un cada vez más viejo sistema Metro y en la cotidiana deforestación del país, igual en las serranías de coníferas que en los manglares ubicados en las costas pacífica y del Golfo.