Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Los Privilegios del Poder

Correo electrónico Imprimir PDF
mariano_rajoy

A Revisión Reforma Laboral Española, ¿Y en México Cuando?

*La Precarización Avanza Aceleradamente en Nuestro País

*Los Resultados de la Política Laboral han Sido muy Negativos

POR VERÓNICA V. GONZÁLEZ Y ARNOLDO PIÑÓN

En España, el Partido Popular se apresta a aceptar la revisión de la reforma laboral que con su mayoría en las Cortes aprobó en marzo de 2012, como opción para generar condiciones y lograr el apoyo del partido Ciudadanos, que encabeza Albert Rivera, y posibilitar que su dirigente, Mariano Rajoy, se convierta en presidente del gobierno para los siguientes cuatro años.

Esa reforma fijó como tope la indemnización a un año de salarios en caso de despido injustificado e introdujo los contratos a prueba. Fue el modelo que meses más tarde sirvió de base al saliente gobierno de Felipe Calderón para los cambios a la LFT en nuestro país, a la que se le adicionó la legalización del outsourcing o terciarización y que, hemos planteado en distintas ocasiones, precarizó en nuestro país. En ambos casos se ofertó que se impulsaría la generación de trabajo para los jóvenes, lo que resultó un espejismo.

La reforma laboral si bien ha generado empleos, estos son precarios, ya que de acuerdo con estadísticas del INEGI (Instituto Nacional de Estadística y Geografía), al cierre de 2015 un millón 144 mil personas se incorporaron a la informalidad, pese a que el desempleo se redujo ligeramente.

Es cierto que la precarización se viene arrastrando desde hace varios años: en la última década el porcentaje de personas con ingresos por arriba de los cinco salarios mínimos (más de 365 pesos diarios) representaba 11.6 por ciento de la población económicamente activa, mientras al segundo semestre de este año era de sólo 5.8 por ciento, y quienes perciben hasta tres salarios mínimos y más alcanzan el 18.5 por ciento, cuando hace una década alcanzaba 29.5 por ciento.

En contraste aquellos con ingresos de un salario mínimo (hasta 73 pesos al día) suman el 15.7 por ciento de la población ocupada, cuando hace diez años se situaban en 13.4 por ciento; y los que ganan de uno a dos salarios mínimos (de 73 a 146 pesos) representan 26.8 por ciento, cuando en 2006 llegaban a 21.2 por ciento.

Ahora bien, la informalidad, al cuarto trimestre de 2015 se situó en 58.2 por ciento de la población ocupada -estimada en 53.8 millones de personas a nivel nacional- por encima del 57.9 por ciento del mismo periodo de un año antes.

Todo ello generó condiciones para que unos 32 millones de mexicanos sobrevivan en diferentes niveles de miseria, debido a que sus ingresos les son insuficientes para adquirir alimentos básicos, según cifras del Centro de Análisis Multidisciplinario de la Facultad de Economía de la UNAM.

Según ese centro y de acuerdo con el INEGI, del total de la población ocupada, el 67 por ciento (casi 35 millones de personas), tienen ingresos diarios de hasta tres salarios mínimos. “La clase trabajadora mexicana enfrenta una situación generalizada de precarización quede expresa en el deterioro de los niveles de vida de las familias. Hoy los empleados tienen que laborar más tiempo para intentar nivelar su consumo”, estableció.

Y estableció que, para las adquisiciones de productos necesarios de una familia de cuatro personas, sin incluir vestimenta transporte y servicios, requiere 6 mil 403 pesos mensuales, lo que obliga a los trabajadores a buscar un segundo empleo, laborar más horas o incorporar a la población ocupada a algún otro integrante de la familia, con lo que se le ha despojado de su tiempo libre, descansos de convivencia, mejorar su formación académica y actividades recreativas.

En marzo pasado, el periódico español El País dio cuenta que la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), concluyó en un estudio que en México la pobreza se ha agudizado, como consecuencia del decrecimiento de los ingresos, lo que les impide a los trabajadores con ingresos equivalentes a un salario mínimo, alcanzar una mejor calidad de vida.

Citó estadísticas del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) a julio de 2015, en los que calculó en 55.3 millones de pobres en el país. Junto con Honduras y Venezuela, entre 2013 y 2014 contribuyeron con dos millones más en el continente.

Es evidente que la política laboral, diseñada a partir de la reforma de la Ley Federal del Trabajo -cuya vigencia inició el 1 de diciembre de 2012-, no ha dado los resultados que se ofrecieron, al precarizar los salarios, debido entre otras cosas que el outsourcing oferta plazas con prestaciones mínimas.

Lo serio es que incluso empresas utilizan esa figura para no pagar prestaciones, como el reparto de utilidades. En diversas oportunidades hemos dado cuenta que casi la mitad de los trabajadores de la banca legalmente no son empleados de esas instituciones y por tanto no tienen derecho al reparto de utilidades.

Hasta ahora la Secretaría del Trabajo no ha tomado ninguna acción para corregir esa irregularidad que afecta a más de cien mil trabajadores.

En España es posible que sea sometida a revisión la reforma laboral por los malos resultados que en la creación de empleos para los jóvenes ha tenido. ¿En México cuándo...?

PARA LA AGENDA

En distintas oportunidades, hemos dado cuenta que Javier Lizárraga Galindo -un panista simpatizante de la frustrada precandidatura presidencial del ahora senador Roberto Gil-, ocupa un importante cargo en el equipo de la subsecretaria de Comunicaciones, Mónica Aspe Bernal, posición desde la que tuvo a su cargo la distribución de millones de televisiones digitales a fin de que no fueran afectados por el apagón analógico al inicio del presente año. Ahora resulta que unos 5 millones de televisiones fueron mal entregadas -las recibieron quienes realmente no las necesitaban-, de acuerdo a un estudio analizado por el consejero del Instituto de Telecomunicaciones, Adolfo Cuevas. Lo interesante es que se considera que esa falla pudo haber tenido influencia en los resultados electorales de junio pasado, en las que el PAN se alzó con la victoria en siete gubernaturas -algo que nunca había ocurrido-. Sin embargo, hasta ahora en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) nada ha ocurrido, pese a que entre los antecedentes de Lizárraga se encuentra el que a su paso por el organismo Telecomm-Telegrafos en el sexenio de Felipe Calderón, generó conflictos laborales que la administración del poblano Jorge Juraidini no ha podido -o no ha sabido- resolver...

Escribir un comentario