Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

A la Vuelta de la Esquina

Correo electrónico Imprimir PDF
bajo_las_sombras_de_las_armas

Salir de la Crisis Económica, Sinónimo de Vender Armas

*La Lucha Contra al Armamentismo ¿Algún día se Ganará?

*Apostándole a la Sensatez, en un Mundo Ajeno a la Misma

*En el Orbe Circulan 875 Millones de Pequeñas y Ligeras

POR IVAN RUIZ

¿Cuántos países en el mundo han basado su economía para salir de la crisis económica mundial en los últimos años? Son muchos, aunque mantengan bajo llave la nueva faceta de su economía.

De ahí que resulta por lo menos esperanzador que persista la lucha de varias naciones por frenar este nocivo comercio, donde los demás ponen las balas y las naciones con una serie de conflictos internos, como México, ponen los muertos.

La semana pasada se llevó a cabo la Segunda Conferencia de los Estados Parte del Tratado sobre el Comercio de Armas de las Naciones Unidas (ATT), en Ginebra, Suiza, donde nuestro país a través de la titular de Relaciones Exteriores, Claudia Ruíz Massieu expuso la posición de México, de que todos los países participen en el esfuerzo conjunto, porque la vida de miles de personas en todo el mundo depende de ello.

Esto sucedía, mientras se daban a conocer cifras sobre los homicidios que han ocurrido en nuestro país en lo que va del año de acuerdo al Sistema Nacional de Seguridad: 22,036. Las cifras más elevadas se presentan en los estados de Guerrero, Guanajuato, Michoacán, Tamaulipas y Veracruz. Les siguen Jalisco, Chihuahua, el Estado de México, Oaxaca y Puebla.

Eso pinta nuestra realidad. De ahí la importancia para México de los acuerdos que se tomen en esta reunión (también a los que arribaron en 2015).

Conforme a la Oficina de Asuntos de Desarme de las Naciones Unidas (UNODA), quienes más sufren “son las poblaciones civiles atrapadas en situaciones de violencia armada en entornos de delincuencia y conflicto, a menudo en condiciones de pobreza, privación y desigualdad extrema, en las que son ellas quienes con demasiada frecuencia padecen las consecuencias del uso indebido de armas por parte de las fuerzas armadas y de seguridad de los Estados, de los grupos armados no estatales y los grupos de delincuencia organizada”.

Afirma que los controles inadecuados de las transferencias de armas han dado lugar a la disponibilidad y utilización indebida generalizadas de armas. En otras naciones el asunto va más lejos. Por ejemplo, dice, “existe una consecuencia grave: los trastornos de las operaciones humanitarias para salvar vidas y de desarrollo a causa de los ataques contra el personal de las Naciones Unidas y otras organizaciones humanitarias. En muchas áreas de trabajo, las Naciones Unidas se enfrentan a serios obstáculos que, en última instancia, pueden atribuirse a las consecuencias del comercio de armas mal regulado. Se nos apunta con armas mientras mantenemos la paz y la seguridad internacionales, promovemos actividades de desarrollo social y económico, ofrecemos asistencia a las operaciones de mantenimiento de la paz, nos esforzamos por la consolidación de la paz, supervisamos las sanciones y los embargos de armas, entregamos ayuda alimentaria o ayudamos a los desplazados internos y los refugiados, protegemos a los niños y a los civiles, promovemos la igualdad entre los géneros o el estado de derecho. Esta es la razón por la que es tan significativa para el sistema de las Naciones Unidas en su conjunto la aprobación del Tratado sobre el Comercio de Armas”.

POR LAS POROSAS FRONTERAS LLEGAN

Efectivamente, pero también es importante para México uno de los países que más han sufrido en los últimos años por los ríos de armas que ingresan por sus fronteras para nutrir a los delincuentes, aunque Amnistía Internacional, por su parte, pone el dedo en la llaga:

“El volumen medio anual del comercio de armas, en los últimos 10 años, se evalúa en 100.000 millones de dólares, incluyendo el llamado material de defensa, equipos para las fuerzas de orden y algunas de las armas deportivas.

“La mayor parte de ese comercio (70%) procede de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU: Estados Unidos, Rusia, China, Francia y Reino Unido. Entre los 10 primeros fabricantes se encuentran también Alemania, España e Italia.

“Aunque la mayor parte de las transacciones comerciales armamentísticas las llevan a cabo entidades comerciales, la responsabilidad principal de este comercio reside en los gobiernos que se escudan en el derecho a la propia defensa para comprar o vender armas”, dice. También menciona que en la última década España ha multiplicado por diez las exportaciones de armas. Además, se calcula que hay 875 millones de armas pequeñas y ligeras que circulan en el mundo.

Hay que insistir en los planteamientos del investigador del CESOP, de la Cámara de Diputados, Jesús González Rodríguez, respecto a que a nuestro país han llegado pertrechos procedentes de diversas naciones, muy pocas en comparación con los que arriban desde Estados Unidos, donde por cierto el Presidente Barack Obama ha luchado para evitarlo, no obstante la oposición de los integrantes de la poderosa Asociación Nacional del Rifle.

El estudio del investigador parlamentario, al confrontar los datos del periodo 2010-2012 con los del lapso correspondiente a 1997-1999, expone “que el envío de armas de aquella nación a la nuestra prácticamente se ha triplicado”. Ciertamente, ingresaron 378,279 armas.

Y también refiere acciones llevadas a cabo en nuestro país, como son los planteamientos de la Procuraduría General de la República (PGR), respecto de que a través de la SIEDO y por medio de la Unidad Especializada en Investigación de Terrorismo, Acopio y Tráfico de Armas (UIETA), efectúa acciones de cooperación con diversas instancias del Gobierno de la República y gobiernos extranjeros para combatir tanto el terrorismo, como el acopio y el tráfico de armas.

Se necesita mucho más y todos lo sabemos. Ahí están los muertos para que lo recordemos.

 

Escribir un comentario