Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Del Cine y las Leyes

Correo electrónico Imprimir PDF
tres_monos_poster

“Tres Monos”

Ver, oír y Callar

*Drama Surgido Después de Aceptar una Gran Mentira Como Verdad

*Una Misma Frase Puede Tener Sentidos Diferentes e Incluso Opuestos

*¿Y en una Sociedad Politizada por la Patraña Como la Occidental?

*Cuando el Ciudadano Prefiere no oír ni ver lo que Dicen sus Gobernantes

POR HORACIO ARMANDO HERNÁNDEZ OROZCO

“Tres Monos”, es el título que se le dio en Hispanoamérica a la película turca “Üç maymun”, que fuera dirigida por Nuri Bilge Ceylan, y con las actuaciones de Ercan Kesal (Servet), Yavuz Bingöl (Eyüp), Hatice Aslan (Hacer), Ahmet Rifat Sungar (Ismail) y Cafer Köse (Bayram), que fuera bien recibida en el Festival de Cannes de 2008.

Servet, un político turco con mucho poder que se presenta a las elecciones, mata a un desconocido mientras conduce su vehículo; aterrorizado por los posibles daños a su carrera política, soborna a su chofer de nombre Eyüp para que se auto inculpe y cargue con la pena de cárcel (nueve meses en prisión), a cambio recibirá una cuantiosa recompensa.

El cineasta turco Ceylan, siempre atraído por las sinuosidades del ser humano, decide plasmar en esta obra, el drama que surge de la decisión de aceptar una mentira como verdad, y las consecuencias que se dan entre los miembros de una familia de clase media baja; por este trabajo, Ceylan recibió el premio al mejor director en Cannes 2008 y fue seleccionada por Turquía para participar en los Oscar.

LOS TRES MONOS DE TOSHOGU

Existe una ancestral leyenda japonesa respecto a los llamados: ‘Los Tres monos de la sabiduría’. En el santuario de Toshogu, ubicado en la ciudad de Nikko, al norte de Tokio, existe una escultura de madera en la que se pueden observar a tres monos en posiciones diferentes, el primero de ellos aparece con las manos tapándose los oídos, indicando que no oye o no quiere escuchar, el segundo de ellos aparece con las manos tapándose los ojos, lo que indica que es ciego o no quiere ver, y el tercero, aparece tapándose la boca con las manos, señal de que es mudo o que no quiere hablar.

Cuenta la leyenda, que los tres monos fueron enviados por los dioses como mensajeros, con el fin de denunciar las malas acciones cometidas por los humanos, y actuarían en el siguiente orden:

•  El mono sordo observa a todo aquél que realiza malas acciones, y se lo comunica al mono ciego mediante la voz.

•  El mono que es ciego transmite los mensajes que recibe del mono sordo, al mono que es mudo.

•  El mono mudo recibe los mensajes del mono ciego y vela por el cumplimiento de la pena impuesta por los dioses al desafortunado mortal.

LOS TRES MONOS DE CEYLAN

Eyüp acepta la propuesta de Servet, y se auto incrimina, lo que viene después es una condena de nueve meses de prisión; su mujer Hacer visita al político para pedirle dinero por adelantado para que su hijo pueda comprarse un coche, lo que aprovecha el funcionario para sostener una relación sentimental con ella, y en un descuido de ambos, el hijo Ismail descubre la infidelidad de su madre.

Los tres monos en la película son el padre (Eyüp), la madre (Hacer), y el hijo (Ismail), que tienen una ilusoria armonía familiar basada en una gran mentira, la que hace oídos sordos y ojos ciegos respecto a los secretos a voces de los otros, los tres cargan a cuestas con el peso de sus faltas, pero ni uno paga precio alguno por sus propios pecados, por lo que prefieren asumir el castigo del pecado ajeno, como lo es el crimen del político Servet.

Así, el mono sordo será el hijo que observa todo lo que pasa y descubre la traición de la madre; el mono ciego será el padre que una vez que sale de prisión no querrá ver ante sus ojos la deslealtad de su mujer y la madre será el mono mudo, llevando consigo un secreto que le devora el alma cuando un nuevo amor entra en su vacío corazón; al final de cuentas, se convierten en los monos que no ven, no hablan y no quieren escuchar, con tal de que todo siga igual, nunca asumir sus culpas, tan es así que cuando el hijo confiesa que ha matado a Servet, su padre prefiere convencer a un tercero que asuma la responsabilidad a cambio de una buena cantidad de dinero.

LOS TRES MONOS DE LA SOCIEDAD OCCIDENTAL

En Occidente, la leyenda japonesa y sobre todo la imagen de los tres monos ha sido sintetizada a una simple frase: ‘Ver, oír y callar’; cambiando el sentido y la enseñanza original que era la de “no escuchar lo que te lleve a hacer malas acciones”, “no ver las malas acciones como algo natural” o “no hablar mal sin fundamento”, como así lo indican los tres monos sabios de Toshogu.

En la sociedad occidental se ha interpretado como ser observador de todo lo que ocurre alrededor, saber escuchar y mantenerse callado cuando lo que se va a decir es intrascendente, o al menos esta sería la mejor interpretación, pero desgraciadamente no siempre ocurre así, pues por lo común se oyen frases como “no te metas donde no te llaman”, “mira hacia otro lado”, “hazte de la vista gorda”, o lo que vendría a ser lo mismo “mantente callado y haz creer que no has visto ni oído nada”.

LOS TRES MONOS EN LA JUSTICIA HUMANA

La leyenda japonesa también tiene su acomodo en la práctica del derecho penal; es claro que se trata de tres personajes, cada uno plenamente identificado con una posición propia y diferente a la de los otros, con un rol específico que no es invadido y tampoco invasor de los otros roles.

•  El mono que no oye, pero sí ve, es el acusador de los hechos que ha presenciado y da noticia de ellos al mono ciego, da tal forma que el primer mono es la persona que acusa.

•  El mono que no ve, pero sí oye, escucha atento a las partes para saber que determinación tomar, en tal sentido se vuelve en la persona que juzga con base en lo que ha escuchado.

•  El mono que no habla no juzga ni critica la determinación tomada por el mono ciego, simplemente es el encargado de ejecutar su determinación, es el órgano ejecutor de una sanción.

Así, habrá una persona que acusa, otra que juzga y una tercera que ejecuta, nunca será la misma, sino siempre una distinta.

Es interesante observar como una misma frase, puede tener sentidos tan diferentes e incluso opuestos, según a quien le interese, más en una sociedad tan politizada por la mentira como la occidental, que el ciudadano prefiere ya no oír ni ver lo que dicen sus gobernantes, pero ¿basta con actuar como "tres monos" para erradicar la verdad?

La mejor respuesta la tendrá como siempre nuestro amable lector…

Escribir un comentario