Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Artículo Invitado

Correo electrónico Imprimir PDF
corazon_de_veladoras

En Xalapa Deben Evitar las Agresiones Contra Mujeres

*Cada día se Multiplican los Casos en Algunas Zonas

*Latente el Riesgo de Feminicidios; Debe Preverse

*Sociedad y Autoridades Requieren Actuar al Unísono

POR RAFAEL MARIN MARIN

Allá por el 2000, Xalapa se estremeció al conocer el caso de una menor de edad ultrajada y asesinada en las casas viejas de Lucas Martin, hoy renovadas y vendidas. Al año, otro asunto igual sacudió a la capital pero sobre la zona de Ruiz Cortines, donde una menor fue encontrada en las mismas condiciones encostalada literalmente. Las dos menores de 11 años.

Algunos culpables entre ellos mujeres menores de edad, fueron juzgados y otros canalizados a los tutelares, para luego salir y “trabajar” en cruceros de la ciudad como limpia parabrisas en la zona roja. De los que purgan condena nada se sabe. En los casos de quienes salieron libres, han muerto por drogas, están ciegos por inhalar cemento y Thinner. Además, uno, completamente drogado y alcoholizado se arrojó a las ruedas de un camión del servicio urbano, otros deambulan por Xallitic y uno más se entregó a la policía porque dijo que si no lo detenían seguiría atentando en contra de más menores. Vaya casos.

La zona del Santuario de las Garzas, igualmente, ha sido escenario desde hace muchos años de agresiones y homicidios de féminas de todas las edades. Pareciera que nada se escapa en una ciudad cada día más compleja y con crecimiento anárquico. Hace poco, una mujer fue apuñalada en otro parque o área verde, allá por la zona de Las Animas mientras hacía deporte; meses atrás, la policía tuvo que montar vigilancia especial en el Cerro Macuiltepelt, ante la insistencia de deportistas, sobre todo mujeres, de haber sufrido ataques, agresiones que permanecen impunes. Pocos días atrás le tocó a una mujer joven ser violada y agredida en la zona Ferrocarrilera y una más se sumó el día de ayer salvando la vida.

Se han instaurado sendas leyes en beneficio de las mujeres, para una vida sin violencia de género, pero no se han aplicado las políticas públicas en dicho sentido como debiera ser. No se trata de que la mujer viva sin violencia y sus derechos sean respetados en el seno del hogar y el trabajo, sino de que efectivamente tengan una vida plena sin violencia en cualquier parte, lugar, circunstancia y hora.

Algunos conservadores mencionan que son sus formas de vestir las que provoca este tipo de violencia y deseos sexuales de los hombres, lo que es una estupidez. La violencia hacia las mujeres está arraigada en una sociedad machista desde siempre y se sigue manteniendo y se les continúa diciendo que deben estar “atrás de la puerta y cargadas” haciendo las labores típicas y arcaicas del hogar, violentando sus derechos humanos y por supuesto su integridad.

El machismo y su cultura nefasta han llegado a tales extremos que, lamentablemente, aún hay mujeres que desean llevar el apellido del marido o pareja, como si fueran “de” su propiedad, lo que deja ver el grado de influyentísimo que sigue se generando y la violación a los derechos de las mujeres a una vida sin violencia.

Pero volviendo al caso, no es posible que las áreas verdes de la ciudad de Xalapa, ya sea de protección estatal, federal o municipal, no cuenten con sistemas de circuito cerrado y cámaras de vigilancia como sucede en otras capitales del país e incluso en municipios pequeños. No es posible que las áreas de recreación no cuenten con vigilancia permanente, a excepción de algunas como el Cerro Macuiltepelt, en cuyo polígono existe, lo que parece no sucede en otros de grandes dimensiones y áreas topográficamente diversas.

Por lo tanto, se requiere de una planeación estratégica surgida de comparados con la finalidad de hacer un diagnóstico de lo que está pasando, para evitar dejar abiertas las puertas a una etapa de feminicidios en la capital de Veracruz, que debemos evitar.

Lo ocurrido hace dieciséis años fue lamentable, triste y aterrador e igualmente lo que está pasando en el presente inmediato en la capital veracruzana. Si la solución fuera caminar armados o con dos doberman,s a un lado, valdría la pena ponderarlo, pero sabemos que no es así. Urge por tanto crear líneas de acción inmediata y políticas públicas de seguridad transversales de corto y mediano alcance, para evitar lo que está sucediendo y garantizar a las mujeres y a la sociedad en general, seguridad pública, vidas sin violencia alguna y libertad de tránsito con seguridad.

Es necesario que la sociedad se entere en sus colonias de la problemática que tiene participe para la creación de comités ciudadanos independientes que les aseguren tomar al toro por los cuernos para que, de los acuerdos surgidos en esos comités, la autoridad se sume a las propuestas, caso por caso porque cada colonia en Xalapa es distinta. La comunidad tiene la voz, pero también la problemática. Actuemos. Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

Escribir un comentario