Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Tema Principal

Correo electrónico Imprimir PDF
declinacion
lorenzo_cordova
amlo
anaya
meade

Tiempos de Traslaciones, Versiones y Rumores Reales o Tirados de los Pelos

*Después del Segundo Debate Podría Aflorar la Realidad

*Terremoto que Derribó al Exdirigente Nacional Ochoa

*Con Juárez Cisneros, se Enciende la luz a la Militancia

*Habrá “Ajustes” en el Equipo Cercano del Candidato

*Inicia el “Trabajo de Tierra” del Tricolor, con Tardanza

Por Jesús Michel Narváez

Sin que exista el mínimo rigor analítico, se escribe, se habla en la radio y la televisión y se dispersa por las redes sociales que ante el nulo crecimiento en las encuestas de José Antonio Meade su declinación “es una crónica anunciada” y pronto se unirá a la candidatura de Ricardo Anaya Cortés. La fecha que manejan quienes preludian que así pasará, la fijan en el 20 de este mes. Justo después del segundo debate entre presidenciales.

Y el movimiento telúrico comienza con la remoción, que no renuncia, de Enrique Ochoa Reza a la dirigencia del CEN del PRI para dar paso a la llegada de René Juárez Cisneros quien en su primer discurso tocó la fibra sensible de los priístas: estará al lado de ellos no ausente como su predecesor.

Con la rumorología a todo vapor, suben de tono las campañas de los candidatos a la Presidencia de la República, se incrementan las acusaciones y el puntero en las encuestas dispara parte de su arsenal sin dar en el blanco.

Versiones van y vienen. Andrés Manuel López Obrador afirma que Anaya se reunió con cinco empresarios “hace como un mes” y junto con Diego Fernández de Cevallos solicitó su intervención ante el presidente Peña Nieto para que ordenara la declinación de Meade y que la Coalición Todos por México se alíe a la de Por México al Frente y unidas logren el triunfo en las elecciones del primero de julio. Los presuntos participantes desmintieron la acusación. Enrique Peña Nieto sale al quite y sostiene: conmigo nadie negocia… yo soy el Presidente de México.

Y Andrés Manuel López Obrador refiere en la Semana de la Radiodifusión y Televisión, ante la insistencia de los reporteros sobre la crítica del Consejo Mexicano de Negocios en torno a las descalificaciones que “hace un candidato”, que “estamos en una campaña electoral” y se compromete a respetar el “Estado de Derecho, porque ahora es el mundo al revés: hay Estado de Chueco”.

En la batalla de los rumores aparecieron los que se dirigieron hacia el “cambio que se generó, tardía y sorpresivamente” en el PRI. Y en el equipo de Meade” sin que nadie ofrezca pruebas de ello, se sostiene que “habrá ajustes”. Vanessa Rubio, jefa de la oficina del candidato oficial ha desmentido el rumor y Emilio Gamboa reconoce que “hay ajustes en el partido”, pero de ninguna manera (y lo dice con énfasis) “habrá relevo de candidato”. Se insiste en el tema, sin que nadie pueda frenar la ola de versiones en torno al tema.

Todo comenzó cuando el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova Vianello generó expectativas al afirmar que “si un candidato de alguna coalición renuncia es posible que se designe un sustituto, si ocurre antes de los 30 días de la jornada electoral…”.

Jamás dijo que la renuncia o declinación permita sumarse a otro candidato de coalición diferente. Y si alguien encontrara el hueco legal para que así pasara, brota la pregunta que nadie responde, pero todo mundo se hace: ¿ayudará a Ricardo Anaya hacer público el apoyo del PRI cuando la marca del tricolor es lo que no ha permitido a Meade crecer?

UNA MARCA DEVALUADA

Con base o sin ella, los observadores y analistas del proceso electoral han señalado en repetidas ocasiones que la losa que carga el abanderado del PRI-PVEM-NA es prácticamente imposible desprender de sus hombros. Porque, argumentan, la “marca PRI” es demasiado pesada y representa lo peor de los partidos.

Si esta es la verdad absoluta –aunque en política no exista- cuando los electores se enterraran que el PRI apoyaría a Anaya dejarían de ser indecisos para apoyar a “ya sabes quién”.

El argumento de los expertos en procesos electorales se fundamenta en que los votantes están hastiados de la corrupción y la impunidad que se ha registrado en esta administración y que, según sus informes, han sido las más “grandes en la historia de los gobiernos civiles”. Y con sus afirmaciones ratifican lo que un día con otro, en un discurso matutino, otro vespertino y uno más nocturno, clama Andrés Manuel López Obrador.

Los que desean sepultar la candidatura del exsecretario de Hacienda no plantean una realidad. No es otra que sin estar oficialmente unidas las coaliciones de Anaya y Meade, tendrían que actuar en el mismo sentido: demostrar que el puntero no es el idóneo para gobernar a México y que en sus rémoras está la evasión fiscal, la mentira, el engaño.

Mientras los que marchan detrás del tabasqueño se empeñan en hacerse pedazos mutuamente lo único que logran es beneficiar al que ahora siente pasos en la azotea. Después del debate volvió a ser lo que siempre fue, pero ocultaba en su frase setentera de amor y paz: regresó el Andrés Manuel intolerante, sin respeto a las instituciones y menos aún a los electores. Porque para el mesías tropical –aportación de Enrique Krauze- quienes no están con él están en su contra.

Y deja que sus subalternos, sus escuderos, hablen y pongan nerviosa a la población. Más de lo que está por los anuncios de la cancelación de la Reforma Educativa, de la no edificación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México para hacer dos pistas en la Base de Santa Lucía, de la que dice tiene los planos e informaciones técnicas, afirmación que fue desmentida por el secretario de la Defensa, Salvador Cienfuegos. Pero dejó correr lo expresado por Paco Ignacio Taibo II de que aquellas empresas que se opongan a “su” gobierno serán expropiadas, “porque habremos dos, tres millones” de gente del pueblo bueno exigiendo la acción. Marcelo Ebrard sale a “matizar” las palabras del representante del movimiento del 68.

En sus discursos, en los que nadie lo interrumpe, no le hacen preguntas incómodas, López insiste en la participación de la “mafia del poder” encabezada por Carlos Salinas de Gortari en la búsqueda de descarrilarlo y perder la elección presidencial.

Se burla de la alianza del PRIAN y clama que sustituir a Meade sería “una canallada”.

Por ello, la alianza, aunque sea de facto entre el PRI y el PAN con la declinación de Meade no deja de ser una utopía y una sugerencia sin bases sólidas.

VIENE EL TRABAJO DE TIERRA, ANUNCIAN

Entre la dirigencia del PRI hay nerviosismo. Se examina el comportamiento de las encuestas y advierte que en los próximos 15 días se “notará la fuerza del partido, de su estructura”, porque inicia el “trabajo de tierra”.

Algunos priistas de alto rango, cuyos nombres solicitaron no se dieran a conocer, expresaron a MISIÓN POLÍTICA su desencanto por la tardanza con la que se toman las decisiones para hacer frente a los ataques que surgen no solamente del puntero sino de todos los candidatos opositores y de la misma militancia.

“No entendemos por qué hasta ahora se tomarán en cuenta a los cuadros de estructura, que son los que realizan el trabajo de tierra y conocen los recovecos de una elección. Saben aquellos que tienen ascendencia con los liderazgos locales, distritales, municipales y estatales. Conocen cómo responden, pero ahora están molestos al no ser tomados en cuenta desde la precampaña”, afirma un distinguido tricolor que ha pasado por el Congreso de la Unión en más de tres ocasiones.

La llegada de Juárez Cisneros enciende la luz al final del túnel por el que transitan los militantes y las palabras de aliento en el primer discurso del guerrerense “nos abren el camino a los verdaderos priistas”, confía un exdirigente nacional al que le han negado el apoyo para realizar su trabajo con los candidatos a diputados federales.

Cuando faltan solamente 12 días para el segundo debate que se realizará en Tijuana y 53 para la elección, los escenarios posibles del resultado son inciertos.

Andrés Manuel López ya llegó a su techo, revelan las encuestas. Sin embargo, su ventaja todavía es de 13 puntos con respecto al segundo sitio que mantiene Ricardo Anaya.

Para Meade el esfuerzo por alcanzar el segundo sitio no parece suficiente; avanza, sí, pero con exceso de lentitud y ello hace que los opinadores y los demoscópicos prevean la declinación antes del 30 de mayo.

Anaya ha señalado que no busca la alianza de Meade sino el voto útil para evitar que “alguien que desea perdonar a los criminales, espanta las inversiones y quiere frenar el desarrollo del país” gane la Presidencia de la República.

En Los Pinos –en donde se maneja la campaña- hay preocupación, pero al mismo tiempo seguridad de que el candidato oficial repuntará a partir del segundo debate. Por razones legales –los impedimentos establecidos en la legislación electoral- no hay un vocero oficial, pero sí muchos oficiosos que se encargan de transmitir la confianza que se respira en la Casa Presidencial. E-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla , Twitter: @jesusmichelMx

Escribir un comentario