Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Artículo Invitado

Correo electrónico Imprimir PDF
silla_presidencial

Revocación de Mandato

*En AL Disfraz de Dictaduras con Tintes de Democracia

*México: La Figura Ameritaría Reformar la Constitución

*Precisar en la ley Reglamentaria Quién Sería el Sustituto

*Solicitud: En Todo Caso Limitarla a una Sola Ocasión

Por Manuel Quijano

La revocación de mandato es el mecanismo mediante el cual la ciudadanía vota anticipadamente al periodo legal de gobierno de un presidente, primer ministro o gobernador, a fin de cesarlo o ratificarlo en el cargo público. Dicha revocación es mediante voto libre, directo y secreto. El procedimiento es formal, organizado por la institución encargada de los procesos electorales. Es un mecanismo de interrupción o término anticipado del mandato popular.

En el mundo existe la figura, al menos en el Reino Unido, Suiza y en algunos estados de la Unión Americana, pero es muy poco utilizada porque es: a) muy costosa; b) queda acéfala la titularidad del poder ejecutivo y, c) se tiene que convocar a elecciones con todos los partidos políticos en un periodo rápido si la sociedad no ratifica al responsable de poder ejecutivo y, d) los planes y programas de gobierno que estuvieron diseñados, por lo menos a seis años, quedan truncos. En los países donde existe esa figura política se tiene vicepresidente o equivalente con el propósito de evitar que el Poder Ejecutivo carezca de conducción.

La figura de Revocación de Mandato en México existe en Oaxaca, Morelos, Guerrero Zacatecas y Aguascalientes, no obstante que hay antecedentes de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que declaró esa figura anticonstitucional en Yucatán y Chihuahua.

Existen antecedentes en América Latina que mediante la Revocación de Mandato un presidente se reelige una y otra vez y excede el periodo constitucional por el cual fue electo formal y legalmente, pues en la revocación no participan los partidos políticos de oposición. De ahí que es una figura demagógica, empleada para disfrazar dictaduras con máscaras de democracia.

El candidato del Partido Morena propuso en el debate con los demás aspirantes a la Presidencia de la República introducir la figura de Revocación de Mandato cada dos años, pero no fijó el límite de veces que se podría utilizar. Si mis matemáticas son correctas, sólo podría convocar dos veces, ya que la tercera sería el proceso electoral, pero no lo dijo. Lo cual es grave.

En México no existe la figura de Revocación de Mandato, por lo que por principio debe elevarse a rango constitucional. También deberá existir una ley reglamentaria que acote el periodo de revocación y el número de veces que pueda ser utilizada a fin de evitar dictaduras como en Venezuela. También debe precisarse quién sería el sustituto y que esa persona no pueda ser candidato a ocupar el puesto de presidente, pues constitucionalmente sería una reelección. Estoy convencido de que utilizar esa figura es demagogia, pues no me imagino a una sociedad que esté de acuerdo con votar a los dos años de tener un nuevo presidente, posteriormente, al año siguiente votaría por la renovación de diputados federales, al año, inmediatamente, volvería a ratificar o rectificar a su primer mandatario, dieciocho meses después votaría por un nuevo gobierno.

En lo personal no estoy por la Revocación de Mandato, pero si nuestros representantes legisladores la aprueban, les pido que la sancionen a una sola ocasión y que sea concurrente a la elección intermedia de diputados federales.

Escribir un comentario