Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Los Privilegios del Poder

Correo electrónico Imprimir PDF
jose_reyes_baeza

La CLIDDA, Sólo Buenas Intensiones

Por Verónica V. González y Arnoldo Piñón

Para promover entre los trabajadores del gobierno federal (a nivel nacional) el desarrollo de la cultura de la prevención en materia de salud, el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado abrió en 1975 la Clínica de Detección y Diagnostico Automatizado (CLIDDA).

Su propósito es orientar y proteger, mediante un diagnóstico oportuno, a la mayor cantidad de trabajadores, activos y jubilados, aparentemente sanos, de enfermedades crónico-degenerativas.

Sensibilizar e impulsar entre la burocracia la conveniencia de realizarse estudios clínicos por los menos una vez al año para evitar el desarrollo de males mayores se traduce en calidad de vida para la población y mejoras financieras para las instituciones dedicadas a la salud. Los recursos financieros que el sector salud dedica para la atención de la diabetes y sus secuelas se incrementan año con año. Detectar a tiempo la enfermedad resulta benéfico para todos los participantes.

La CLIDDA es una unidad médica pionera en su tipo en América Latina, cuenta con certificación de calidad internacional ISO 9001-2000, a ella pueden acudir trabajadores sindicalizados y de confianza, mediante previa cita.

Originalmente está clínica se creó para atender a “personas sanas” menores de 55 años, los usuarios que anteriormente acudían a ella no debían reportar síntomas o padecimientos; fue en la administración de José Reyes Baeza que se abrió la atención para trabajadores a partir de 25 años de edad, diabéticas, hipertensas y adultos mayores.

Entre los exámenes clínicos que se hacen aquí, están los de laboratorio como: biometría hemática completa química sanguínea, colesterol, triglicéridos, general de orina, así como de inmunología. También se ofrecen estudios de gabinete, como la mamografía, electrocardiograma, radiografía torácica entre otros más, se calcula que el costo de estos en instituciones privadas podría ser superior a los 10 mil pesos.

Al ser la única clínica de su tipo, la demanda ha superado la oferta, actualmente para acceder al servicio el trabajador debe esperar entre cuatro y cinco meses, a partir de la fecha en haber llenado la solicitud, situación que ha generado molestias entre los trabajadores.

Teresa “N” empleada federal nos envió una carta en la que menciona que si el interesado no puede asistir a la cita, debe agendarla nuevamente y esperar otros cuatro o cinco meses. “No importa si la causa fue ajena a tu voluntad, hay que volverse a formar en la larga lista”.

Señala que, además, algunos estudios son incompletos, como el de detección de cáncer de mama. En la CLIDDA solo te hacen la mastografía, cuando el estudio completo incluye el ultrasonido, pues de acuerdo con los médicos, se detecta con mayor precisión la posible existencia malformaciones extrañas.

Gema, otra empleada que acudió a este servicio, indicó que no se realizan todos los estudios ofertados, como es el caso de las audiometrías, mismas que se cubren llenando sólo un cuestionario con preguntas sobre el tema.

Las densitometrías se practican únicamente a mujeres mayores de 50 años, sin considerar si la persona que acude tiene antecedentes y sea candidata a padecer osteoporosis y pueda dársele un tratamiento preventivo.

En 2009 el ISSSTE abrió en Chetumal, Quintana Roo, la segunda clínica de este tipo en al país, sin embargo, debido a la falta de difusión entre los derechohabientes de esa zona del sureste la demanda fue poca, por lo que se transformó en una clínica de especialidades, ahora es curativa en lugar de preventiva.

La medicina preventiva forma parte del Seguro de Salud, mismo que se fundamente en el Capítulo II (artículo 32 y 37) de la Ley del ISSSTE, mismo que establece con carácter obligatorio la atención médica preventiva.

Ciertamente el ISSSTE lleva a cabo diversos programas orientados a la medicina preventiva, sin embargo, ninguno ofrece la totalidad de estudios que proporciona la CLIDDA, otrora baluarte de la institución en la materia y que actualmente debido a la saturación del servicio cada vez se dificulta más acceder a sus estudios, convirtiéndose así en una unidad médica de sólo buenas intenciones y poca efectividad,  o no?

 

Escribir un comentario