Reportaje

Imprimir
paella

Entre Paellas Rociadas con Vino Mexicano

Por Susana Vega López

Aceite de oliva, ajo, cebolla, azafrán, pimiento, pollo, cerdo, res, son algunos de los 22 ingredientes para la paella que, dicen algunos, la auténtica no lleva mariscos, aunque se sabe que le da ese toque especial de sabor incomparable. Hoy se presenta en varios colores: amarilla, blanca, negra, roja, verde.

La paella es el recipiente donde se cocina el arroz; sin embargo, ya se posicionó como el nombre del guisado mismo; y la paellera (o) es la persona que cocina este manjar de origen valenciano que, dicen, es la reina de las paellas.

Hay tantas formas de preparar paellas que ya en muchas partes se realizan festivales, como los que acaban de pasar en los estados de Tlaxcala, Veracruz, Guanajuato, o Querétaro; en éste último participaron más de 40 cocineros nacionales e internacionales que concursaron para ganar en la interpretación de este plato que los llevará a Suecia, Valencia, España, para estar en el Concurso Internacional de Paella Valenciana.

Lo mismo sucede con los vinos o bebidas espirituosas que acompañan a los alimentos en lo cual funcionarios apoyan a productores con la iniciativa –que surgió hace once años- de la Ley de Fomento a la Industria Vitivinícola y la campaña Todos Unidos Por el Vino Mexicano para la difusión del marco legal; la promoción de la diversidad de vinos en México y la recuperación y participación del consumo del vino.

En México se cultivan 6 mil 747 hectáreas y la meta es que en 10 o 15 años se llegue a 15 mil hectáreas; la producción actual es de 2 millones de litros y la meta es llegar a 5 millones de litros. La participación de los vinos mexicanos en el mercado es de 30% por lo que 70% se tiene que importar.

La industria vitivinícola genera una derrama en comercialización de vinos de 10 mil millones de pesos y da empleo directo a 900 mil personas y es Baja California el principal productor de uva (57%); le sigue Coahuila (8.5%); Querétaro (4%); y Guanajuato (2.3%), que tienen un crecimiento anual sostenido de 10%.

El consumo de vino per cápita es de .960 mililitros y la meta es llegar de 2 a 3 litros. La inversión requerida para la producción de vid es de 300 a 400 millones de pesos y para apoyar la producción de vino se requieren de entre 200 y 300 millones de pesos.

Definitivamente, este tipo de festivales son parte de la consolidación de una política con proyección mundial que permite que se voltee a ver a la República Mexicana como un país que ofrece lo mejor de sí a propios y extraños.

En este sentido, el estado de Guanajuato llevará a cabo “La Cumbre Internacional de Gastronomía 2018”, cuyo propósito es el rescate, conservación, promoción y difusión de la herencia ancestral y las expresiones contemporáneas de la cocina guanajuatense.

A esta cumbre, que ya es referente en el sector turístico, se estima la asistencia de 70 mil personas que dejarán una derrama económica de más de 58 millones de pesos durante los 15 días del evento que se llevará a cabo del 29 de mayo al 12 de junio de 2018, donde 63 chefs de todo el mundo cocinarán para deleite de los comensales.

Contará con la participación de la Ciudad de México, Tlaxcala, Estado de México, Yucatán, San Luis Potosí, Querétaro, Oaxaca, Hidalgo, Veracruz, Aguascalientes, Zacatecas, Guerrero, Chiapas, Baja California Norte y Puebla, además, claro, de Guanajuato. En tanto que los países invitados son: Japón, Nicaragua, Costa Rica, Colombia, Ecuador, España, Argentina, Panamá, Brasil, Perú, Guatemala, y Chile.