Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Lascas Económicas

Correo electrónico Imprimir PDF
huachicol

Huachicoleo: el Punto de Partida al Paraíso Anhelado Para los Mexicanos

*La Base de Todos los Futuros Ingresos

*Iniciará con una Pequeña Sangría

*Apoyar a las Familias de los Ladrones

Por Luis Emigdio Contreras

Sosteníamos el fin de semana anterior un intenso debate con un grupo de reporteros, la mayoría amigos, sobre la actuación o abstención de las fuerzas armadas en general, junto a la Policía Federal y efectivos de la policía estatal y municipal de la zona en Hidalgo en donde casi un centenar de huachicoleros pobres pasaron a mejor vida y media centena más se debaten entre la vida y la muerte con buena parte del cuerpo calcinado, muchos de los cuales, en este momento, ni siquiera recuperan la conciencia en una agónica muerte que no se le desearía a nadie.

Pero este asunto de la responsabilidad de los uniformados, cualesquiera que fuera la institución en la que cobran, tiene un mar de fondo que en esa discusión salió a relucir y que, ni hablar, ahora conviene platicar con ustedes en estos tiempos en donde la economía y la política, definitivamente, no se pueden soslayar e influyen decididamente a la toma de decisiones, en este caso, de los huachicoleros (pobres o no) así como de los que están detrás de ellos e, incluso, de los que están arriba de los que están arriba. Expliquémonos.

Las buenas. El ataque inicial al robo de combustibles en términos estrictamente financieros le representará a Petróleos Mexicanos (cifras más o menos), ahorros por cerca de 3 mil millones de pesos en solo 2019, estiman expertos de la propia petrolera. Y si usted cree que esas previsiones están sesgadas a favor de la T4a, no ha escuchado que hay voces, incluso, que ya proyectan hasta 8 mil mdp, bueno, con decirles que hasta consideran que ese dinero, contante y sonante, dará el alumbramiento cabal a la refinería en Dos Bocas, Tabasco. Créalo o no.

De lado no tan bueno, se encuentra el anuncio de dotar de 8 mil pesos mensuales a cada familia de los chicos que roban impunemente los hidrocarburos, en varios estados y múltiples municipios. Le saldrá a la Federación bastante caro, léase a nosotros los sufridos contribuyentes directos e indirectos. Si a ello se suma lo que habrá de invertirse en el ámbito legal para fincar responsabilidades a los malos de la película, incluyendo los sedicentes funcionarios de entidades públicas y privadas, expertos y otros gastos no menores como posibles y futuras consultas para saber lo que el pueblo sabio y honesto quiere, pues ya podrá darse una idea.

Pero le vamos a poner números a la casa. En este sentido hablamos de otros 6 mil mdp, de puritita entrada, amigos, a favor de las arcas nacionales, que ya para entonces se habrán cubierto de gloria.

Otras dificultades que no se pueden soslayar, o no se deberían, son las de dotar a esos parientes pobres de los huachicoleros infraestructura de toda índole para que, además en un gesto patriótico que le nace y no se hace, que le honra, el Presidente López Obrador añadirá escuelas, hospitales, vivienda digna y hasta una de las 100 universidades públicas que le harán competencia inmediata a la UNAM, el Politécnico y demás, para que en la Transformación que encaramos e impulsamos las nuevas generaciones y sus padres, no tengan jamás que dejar el bienestar de todos tan querido en eso de la delincuencia. Dejarán de ser pobres.

Todo tendrá un costo, como habrá de comprenderse. Y si alguien intenta indagar de dónde saldrán los miles de millones de millones de pesos para planes de esa naturaleza, será su duda para siempre, porque eso es lo que menos le importará a AMLO y los suyos empecinados en sacarnos a todos del hoyo histórico en el que nos metieron los gobiernos anteriores, estemos o no de acuerdo.

Un tema colateral será el de 118 millones de personas que no estaremos precisamente en el listado original de la gente que se lleva la gasolina y el diésel o de sus decentes, honestas, sabias y pulcras familias que los acompañarán en el periplo en pos de la 4T o como se le quiera llamar.

¿Acaso los empresarios -interrogarán los mal pensados- jalarán con todos los funcionarios igual de impolutos que su líder en eso de apoyar a los más necesitados bajo el principio, copiado por cierto a Carlos Slim, en el sentido de que los pobres también son muy buenos consumidores, si están en un ámbito de tranquilidad y futuro?

¿Acaso el resto de la economía se alineará a los designios y programas lanzados desde Palacio Nacional con el apotegma griego según el cual “me canso ganso y el pueblo se cansa de tanta pinche transa”?

Al efecto, desde luego, se quitarán las reformas energética, educativa, de telecomunicaciones y hasta la laboral, porque el mensaje debe ser claro hacia dentro y fuera: el renacimiento de la nación sólo se dará con bases nuevas y sólidas, en donde todos pagarán religiosamente sus impuestos, las empresas mexicanas serán las de vanguardia y mayores ganancias para sus obreros y empleados, nadie dejará de acudir a la escuela, faltaba más, y como ya no habrá corrupción en ningún nivel social, pues seguiremos ahorrando de lo lindo y con generaciones de compatriotas que vivirán la realidad de un México del primer mundo.

En el plano externo, por si preguntaba, los principales líderes globales se pelearán por tomarse una foto ni siquiera con el prócer cercano a los altares, sino con el pueblo sabio en cualquier latitud nacional. A cada rato muchos locales y foráneos pelearán con abrazos y no balazos para trabajar de este lado de la raya fronteriza, envidiosos y a la vez con ganas de salpicarse de las mieles del futuro hecho presente y traducido en dinero, prosperidad y, claro, felicidad dentro de la Constitución Moral que todos habremos de suscribir y enaltecer.

En esta historia de pudor y liviandad la gente además de trabajar como negra para vivir como blanca, perdón Mr. Fox, se multiplicará como marca la Biblia, órgano oficial, y será por y para siempre feliz. El recurso, diría el propio héroe, llegará a todos los que lo merezcan. Nada más y nada menos. Si alguien lo dudase, es aún tiempo de bajarse del barco nacional y hundirse en el fango de la basura de la historia. Así de simple.

Por lo pronto, estas Lascas Económicas trabajarán intensamente junto a otras piedras filosas y angulares, además de las de río y calizas, para que alcancemos juntos ese futuro que a algunos se nos niega con dolo y alevosía. No lo lograrán, alcance o no el dinero. Lo demás será minucias, como diría el clásico. Ya le esperamos en este espacio, pero la semana entrante.  Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla .

Escribir un comentario