Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Artículo Invitado

Correo electrónico Imprimir PDF
nicolas_maduro

Maduro Sigue Cavando la Tumba del Chavismo ¿y del Sueño Bolivariano?

Por Nidia Marín

Venezuela ha perdido hasta la forma de caminar Mientras aquella de Hugo Chávez navegaba entre pros y contras con los países del hemisferio, la de Nicolás Maduro, en seis años de mandato, ha quedado claro, tiene más naciones que la rechazan y una sistemática demanda: ¡respetar la democracia!

Con la “reelección” de quien fuera en sus inicios chofer de autobús, arribó la repulsa. De los 35 países que conforman el Continente, 13 ya lo rechazaron (entre ellos Estados Unidos, por lo cual Maduro rompió relaciones diplomáticas con una de las naciones más poderosas de la tierra) y apoyan a Juan Guaidó, del grupo opositor que encabeza Leopoldo López, -de 36 años, nacido en La Guaida-, en su calidad de presidente interino de Venezuela.

Pero México, desde su nuevo gobierno, decidió aplicar la doctrina Estrada y no involucrarse con los demás países, tal vez porque pesó más el hecho de que en los tiempos de Luís Echeverría y de Carlos Andrés Pérez se hablaba mucho del ideal bolivariano, mismo que en el siglo XXI está agonizando, por lo menos en la Venezuela de Maduro.

Como dijera, allá por 2005, la investigadora de la UNAM, Felicitas López Portillo Tostado: “México siempre ha usado una retórica bolivariana, de integración latinoamericana, porque siempre ha buscado el apoyo de América del Sur, de los países hermanos, como se dice, contra Estados Unidos, al menos para negociar los vínculos de dependencia con Estados Unidos. No es lo mismo estar solito que estar con los demás”.

Pues sí, pero en nuestro país, por cierto, a excepción de varios militantes de Morena (no todos), existe un rechazo hacia las dictaduras sean de izquierda, de derecha o militares. La que está en crisis es de izquierda, pero el poder tras el trono son los militares.

Y en el caso de la Venezuela de Hugo Chávez, son muchos quienes tienen fresca en la memoria los enfrentamientos con México, en los años 2004 y 2005, después del “Comes y te vas” pronunciado por el presidente Vicente Fox a Fidel Castro y el voto de México contra los derechos humanos en Cuba.

Aunque para ser justos y de acuerdo con la investigadora, los problemas con México traían cola. Venían de antes, con el gobierno de Ernesto Zedillo. No había mucha compenetración de intereses. Y después, cuando tomó posesión Vicente Fox pasó un buen tiempo antes de que mandaran un embajador.

No era nada nuevo. El primer conflicto con Venezuela sucedió en 1920 porque José Vasconcelos fue boquiflojo y se lanzó contra el dictador Juan Vicente Gómez. Hubo arreglo con el gobierno de Adolfo de la Huerta.

El segundo en 1923, porque este mismo general Gómez, no permitió pasar a un grupo de artistas mexicanos en el aeropuerto de La Guaira, lo cual enojó al mandatario Álvaro Obregón y hubo rompimiento de relaciones.

El tercero, en los años cincuenta por un asilado político enemigo de otro dictador venezolano: Marcos Pérez Jiménez, durante el mandato de Adolfo Ruíz Cortines. El más reciente en el siglo XXI.

Hoy, no quieren moverle al asunto del conflicto que representa para todos Nicolás Maduro y prefieren actuar como el avestruz.

Ya veremos lo que sucede en Venezuela, además de las decenas de muertos y heridos que está produciendo la represión de Mauro y sus compinches.

 

Escribir un comentario