Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Cónclave

Correo electrónico Imprimir PDF
andres_manuel_lopez_obrador_y_claudia_sheinbaum

Sencilla, la Toma de Protesta de Claudia Sheinbaum en Presencia del Presidente

Las 9:01 minutos de la mañana del miércoles 5 de diciembre pasado y la sesión solemne para la toma de protesta de la nueva Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, no iniciaba.

En el interior del recinto del Congreso local, quien estaba muy activo era el Alcalde de Coyoacán, Manuel Negrete, dado que en cuánto vio llegar a Cuauhtémoc Blanco, gobernador de Morelos, muy solicito se acercó a él para presentarlo con algunas personalidades.

 

Mientras tanto, el Alcalde de Gustavo A. Madero, Francisco Chiguil posaba junto con su esposa la diputada federal de Morena, Beatriz Rojas, con el líder del Senado de la República, Martí Batres Guadarrama.

A las 9:16 llegaría el Alcalde de Venustiano Carranza, el perredista Julio César Moreno, quien posaría para la selfie con la diputada de su partido Evelyn Parra Álvarez.

A las 9:24 arribaría el Jefe de Gobierno saliente, José Ramón Amieva, junto con su secretario de Gobierno, Guillermo Orozco Loreto.

Los gobernadores invitados llegaban al recinto de Donceles y Allende; veíamos a Manuel Velasco, de Chiapas; a Alejandro Moreno, de Campeche; y Alfredo del Mazo del Estado de México. Sería el último en llegar a las 10:45 de la mañana.

Desde temprana hora estaban la madre de la Jefa de Gobierno, la señora Annie Pardo Cemo y los hijos Mariana y Rodrigo.

Eran las 9:45 y en el tablero electrónico se registraba una asistencia de 60 diputados.

Ingresarían más alcaldes, el de Cuajimalpa, Adrián Rubalcava (sin uniforme de policía); de Xochimilco, José Carlos Acosta; de Miguel Hidalgo, Víctor Hugo Romo; de Iztapalapa, Clara Brugada, de Iztacalco, Armando Quintero; de Cuauhtémoc, Néstor Núñez; de Benito Juárez, Santiago Taboada, entre otros.

A las 9:55 se registraba una asistencia de 65 diputados locales y el presidente de la Mesa Directiva, el diputado José de Jesús Martín del Campo Castañeda diría: “Rogamos a las personas ocupen sus lugares para poder dar inicio. Se abre la sesión.”

Los primeros aplausos en el discurso de la nueva Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum serían cuando mencionará que se terminaba la represión y la persecución: “…lo primero que haremos es acabar con los abusos. A partir de ahora se restablece la democracia y la libertad política. Nunca más ejerceremos o permitiremos la persecución y la violencia directa o simulada por pensar o actuar de forma distinta a quien gobierna.”

También aplaudirían cuando mencionó:

“Se termina la compra del voto como forma de manipular la voluntad popular. Se termina también la privatización de los espacios públicos y el abuso en el incremento de los cobros desmedidos por fotomultas, predial y agua, entre otros. Se termina con la persecución laboral y el uso discrecional del otorgamiento de plazas para familiares y amigos. Inicia una nueva etapa de respeto a los usos de suelo y el desarrollo urbano sustentable, pero sobre todo inicia una etapa de honestidad y de erradicación de la corrupción y los privilegios de los altos funcionarios públicos. Lo primero, es restaurar la austeridad republicana.

“Como primera mujer electa Jefa de Gobierno vamos a trabajar con mucha energía para erradicar la violencia de género, hacer justicia en el caso de los feminicidios.

“Para nosotros, el derecho a la educación debe ejercerse desde la primera infancia hasta la educación superior”, resaltaría.

Otros temas que arrancarían aplausos fueron acerca de que triplicaría el Presupuesto destinado a agua y drenaje; el destinar 5 mil millones de pesos para el Metro; y la licitación para la primera línea de “Cablebús” en las zonas altas de Cuautepec, Alcaldía de Gustavo A. Madero; y la duplicación del Presupuesto de la Secretaría de Cultura.

Pero lo que más aplausos le brindó –incluso del Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador- fue al externar que “Como Jefa de Gobierno, seré respetuosa desde ahora, de la autonomía de la procuradora, y nunca orientaré para resolver un caso bajo ninguna circunstancia.”

Y también cuando anunció: “…en cumplimiento de una de las demandas del movimiento estudiantil de 1968, y en la facultad que me otorga como Jefa de Gobierno la Constitución Política de la Ciudad de México, he pedido al Secretario de Seguridad Pública la desaparición definitiva del cuerpo de granaderos. La policía está para cuidar al pueblo y no se requieren cuerpos para reprimirlo.”

Escribir un comentario